¡Hola!

No os vais a creer lo que ocurrió en Cristina Espona Shoroom, el pasado viernes, Blanck Friday concretamente, con el pantalón épico de Captain Tortue.

He bautizado al pantalón épico con motivo de una clienta, y por qué no le puedo poner su nombre, que si no ¡se lo ponía! Pues os voy a contar su historia con los pantalones.

Por lo visto, a esta chica milenial, hay que resaltar lo de milenial, pues no le gustan los pantalones. No puede con ellos, le pican, se siente incómoda, pero sobretodo alude al contacto desagradable que le producen todos los pantalones, medias, leggings, etc.

Dice que le molesta el tejano, el punto, los felpados, y demás materiales.

Pués le teníais que haber visto la cara que puso cuando le saqué los pantalones rectos de la colección Miss Captain, abrió los ojos y dejó de hablar. Se creó una especie de misterio. Ella tocaba y retocaba los pantalones por dentro. A ver si picaban. Solo dijo una cosa: “me los pruebo”.

Su madre con cara de no me lo creo y yo como diciendo !oh yeah!, la hemos acertado; la chica se va para el probador. Sale y dice “creo que son los únicos pantalones de mi vida que ME GUSTAN”.

Vamos que ya no se los quería ni sacar. Y como la vi tan cómoda (porqué la verdad, yo los tengo, y puedo decir que lo son y que no pican), pues le propuse un shooting a lo Instagrammer. Y con el consentimiento de su madre y la chica encantada le pedí su nombre de Instagram y le dije que iba a hacer un post. ¡Ella asintió y se unió  la fiesta como si cada día estuviese de shooting!

 

Vamos que domina el arte del postureo total. La subí al atril y se lo pasó lo más. En 3, 2, 1, previamente nos montmos el outfit con ropa de la marca como la camiseta de la chica que lleva una chaqueta roja y un cárdigan bimaterial de punto y antelina, que no le picaba tanto (dijo), pero no se lo huviese quedado. Es la chica del pantalón épico.

Su madre casi “llorando de alegría”: la niña ha encontrado unos pantalones… Hay mi niña que te veo hasta más mujercita y todo ya, te quedan divinos del culo…”. Y es que es verdad verdadera. Palabra de estilista de moda y de fashionista.

Y para finalizar decir que fue un lujo conocer a mi nueva clienta. No por llevarse unos pantalones, que además de todo no estaban de promoción, no porqué 1€ de su compra vaya destinada a la ACCGINE, no porqué le quedaban divinos de la muerte y salió más contenta que un ajo. Ni siquiera por haber querido hacer de modelo para yo poder explicar esta épica historia. Sino que estoy súper contenta de que descubriese que en la vida hay de todo, más opciones, que no todo es o blanco o negro. ¡Que encontró sus pantalones! Los pantalones épicos como los llamo yo.